La política fue durante unos años un medio para hacer mejor al hombre, un método para conseguir un mundo mejor y más justo.
Eso fue así hasta que los consultores de marketing pasaron a ayudar a los políticos a ganar elecciones, que al fin y al cabo es para lo que sirve un partido, es su cuenta de resultados. Para conseguir que los consumidores, perdón, votantes se desperezasen el día de las elecciones y fuesen a votar si hacia bueno, se debía:

  • Identificar los deseos del consumidor de votos.
  • Decir lo que se quiere oír.
  • Desmentir verdades evidentes pero incómodas.
  • Dar bien en televisión.
  • No hacer nada que pueda comprometer le reelección dentro de 4 años.
  • Poner detrás del jefe a jóvenes androides entusiastas que agitan banderas cuando habla el líder en mítines a los que solo van los convencidos.
  • Intentar disimular que las caras públicas conocen los problemas de la gente y se preocupan por ellos.

El resultado son organizaciones cuyo único fin es ganar elecciones y el único horizonte 4 años.

Sobre este debate del estado de la nación, solo decir que si con 4.000.000 de parados y líderes destacados en Europa en destrucción de empleo, si con esos datos, el ganador es Zapatero o la oposición es terrorífica o tenemos lo que nos merecemos.

¿Se puede cruzar un desierto guiados por mediocres?

Las mujeres y los niños primero!!

Anuncios