payaso triste

payaso triste

Elisabeth Tylor no quiso asistir al funeral de Michael Jackson por que creía que seria un circo.  Se equivocó, el funeral fue el espectáculo menos “jasksoniano” de los que se podían esperar, resultó ser un funeral, un homenaje al amigo, al hombre de 50 años, padre de 3 hijos y atado a los medicamentos para seguir en un mundo tan poco artístico como el del show business.

Jackson nunca quiso envejecer, pero nosotros tampoco queremos, la diferencia es que la mayoría de nosotros no podemos parar este envejecimiento, pero esperamos, o mas bien obligamos que algunos que se lo pueden pagar si lo hagan, a que siempre sean lo que conocimos. Los Roling Stones abuelos de gira eterna,  AC/DC con Angus Young con 54 años y aun de eterno escolar travieso y pataleante,  Silvester stallone 63 años corriendo balanceado sus ya flacidos músculos por la jungla interpretando John Rambo, Harrinson Ford persiguiendo el arca perdida a los 65 años, Madonna 51 años y aun ejerciendo de treinteañera fatal y discotequera. No se puede envejecer, es feo, no es estético, no viste, queda mal en la foto. No queremos que crezcan y cuando nos obedeen y no lo hacen, los despreciamos y los tachamos de inmaduros y los envidiamos por que querríamos ser como ellos.

Michel Jackson murió seguramente a causa del exceso de medicamentos que le permitirían llegar a represntar  sus espectáculos en Londres, en los ensayos que se grabaron no se ve a un hombre de 50 años, se ve al Jackson de principios de los 90, ¿donde está el milagro? no lo hay simplemente no queremos que crezcan, pero ellos al levantarse por la mañana no ven el personaje de hace 20 años, se ven a si mismos y seguramente se dan cuenta del esfuerzo que deben hacer para ser lo que a nosotros nos gustaría ver.

El funeral salvó a Jackson, pudimos ver que había gente que echará de menos al hombre privado al padre que no verá crecer a unos hijos, que aunque nos extrañe, han perdido al mejor padre del mundo, algo que Michael nunca podrá decir de su padre. Pro que yo creo que su hija no impostó su despedida, realmente ella perdió mucho más que nosotros.

El funeral acabó queda enterrar al rey en algún lugar donde los fans y los curiosos puedan peregrinar y sacarse fotos, ganar dinero con los restos de su obra inconclusa, hacer algún concierto homenaje con fines benéficos en definitiva que siga el show, que nunca pare. Al fin y al cabo nada nuevo,  hace más de 100 años cuando Ruggero Leoncavallo escribió I pagliacci con su famosa aria del payaso que llora por dentro y ríe por fuera más abajo lo podemos ver interpretado por otro monstruo mediático, otra estrella del espectáculo muerta recientemente Luciano Pavaroti el hombre que transformó un arte elitista y minoritario en un espectáculo de estadios llenos. El bufón nos hace reírnos de un mundo que en muchas ocasiones tiene muy poca gracia, nos entretiene por el camino, ¿Quien entretiene al bufón?. Los grandes bufones de nuestra época viven mejor que muchos reyes, pero la mayoría siguen como el payaso llorando por dentro y en este funeral vimos que una vez nos dejan la tristeza gana sitio y algunos echarán de menos al payaso después de desmaquillarse.

Anuncios