Morir a los 69 años entra dentro lo normal y por lo tanto no debería ser noticia, pero que una mujer de 67 años deje huérfanos a dos niños de 2 años y medio es algo único, tanto que figura en el libro guinness como la madre que parió a más edad.

Carmen Posada era soltera y permaneció durante muchos años cuidando de su madre hasta que esta murió a los 101 años de edad. Imagino que la muerte de la madre liberó a Carmen  y no solo de sus cuidados si no de algo más íntimo, ser madre a pesar de su edad y de ser soltera. En muchas ocasiones estamos esperando a que nadie nos vea para hacer lo que deseamos este pudo ser el caso.

Una vez muerta la madre Carmen empleó el dinero de la venta del piso materno para pagarse un tratamiento y cumplir su deseo. Para los cimientos de la carne de su deseo eligió por catálogo los óvulos de una chica castaña y el esperma de un italo-americano rubio y de ojos azules. Solo le quedaba liberarse de una aprobación, de la de su edad, para ello mintió a los médicos sobre su edad. A partir de aquí todo transcurrió como en otros casos hasta que se conoció la verdadera edad de la madre, una vez conocida la edad y ante las felicitaciones de los periodistas, el doctor Vicken Sahakian, artífice del proceso, contestó:
<blockquote>”¿Felicitaciones? Fue un éxito no intencionado. Ella me mintió. Falsificó documentos, sabiendo que mi límite para (tratar a) mujeres solteras es de 55 años”.</blockquote>
El médico agregó que “no creo que se haya escrito el último capítulo. Podría morirse dentro de diez años. ¿Qué será de los niños?”.

El resultado fueron los mellizos: Pau y Christian, que nacieron el 29 de diciembre de 2006 en el Hospital de Sant Pau de Barcelona. Ella había cumplido los 67 años. Carmen confiaba que si su madre vivió hasta los 101 años de edad por que no podía hacerlo ella.

Realmente Carmen podía pensar eso pero la vida, esa fuerza que no entiende de deseos ya había decidido y lo hizo por hacer crecer a los niños y al cáncer que rompería su plan, decidió crear y destruir a la vez.

La mujer puede procrear desde los 12 a los 50 años aproximadamente, la edad mínima para ofrecer alimento  a una criatura y la máxima en la que aun tiene fuerzas para hacerla y verla crecer. Como hombre nos saltamos muchas reglas naturales por que hemos descubierto algunos trucos pero estos aveces fallan y no solo eso si no que no valoramos nuestro deseo por encima de lo razonable.

Pau y Christian conocerán la historia de su madre no solo por lo que les cuenten sus familiares si no también por que en google o en el buscador que se use en su momento  encontraran la historia de su madre contada por otros, si leen esta solo desearlas suerte y que la vida sea benévola con sus sueños.

Anuncios