Dejar los problemas en el trabajo es parte del quiero y no puedo de la mayor parte de los condenados a ganarnos el pan, pero siempre hay un truco, un engaño que nos ayuda a conseguir nuestros pequeños grandes fines, pera este también lo hay.

Antes de salir de tu lugar de trabajo ordena tu mesa, limpia de papeles tu escritorio, tira los que no necesites, guarda en una carpeta los proyectos a largo plazo y apunta todo lo que debes hacer al día siguiente.

Al ordenar tu mesa librarás de ruido tu escritorio, de elementos que te distraen, este te dará más sensación de paz y de haber finalizado el trabajo. La superficie vacía y ordenada nos tranquiliza y relaja.

Realmente necesitamos mucho menos de lo que creemos, es mejor por lo tanto guardar todo lo que no necesitamos inmediatamente, de esta manera dispondremos de más espacio para trabajar con lo que realmente es urgente y necesario. Siempre recordaré la frase de un profesor mio de dibujo, al ver mi mesa llena de cosas y el poco espacio que tenia para dibujar me la hizo ordenar y me dijo “trabaja a tu favor, trabaja a gusto y con espacio”

Apuntar lo que tenemos que hacer al día siguiente nos ayudará a irnos a casa sin la sensación de dejarnos algo. Cuando volvamos al día siguiente no necesitaremos recordarnos de nada ya que todo habrá quedado apuntado.

Para los que trabajamos con ordenador mantener limpio de iconos y carpetas nuestro escritorio también favorecerá y acrecentará nuestra sensación de paz.

Todos estos pequeños trucos pueden hacernos conseguir esto tan difícil que es dejar el trabajo en su sitio, lejos de nuestra casa, nuestro lugar de descanso.

Anuncios