El que no vote que se calle despues. (carloszerpa.blogspot.com)

El que no vote que se calle despues. (carloszerpa.blogspot.com)

¿Para que votar? Desde la muerte de Franco la confianza en la democracia ha ido cayendo año tras año. El inicio de la transición llevó consigo la idea de que todo cambiaría, que la democracia transformaría la sociedad, limpiaría la política, que los justos y sabios gobernarían y lo arbitrario y sucio formaría parte del pasado. La democracia adolescente actuó como tal y creyó que el gobierno transformaría al hombre. No fue así, la democracia es un sistema de gobierno, un sistema complejo para una sociedad compleja, pero como en otros países de mucha más larga tradición democrática el sistema de gobierno no transforma al hombre, afortunadamente en la mayoría de los casos, ya que en los países que el gobierno iba a transformar la sociedad los cementerios se fueron llenando de rémoras para el mundo nuevo con un hombre nuevo.

La desilusión forma parte de el proceso de crecimiento, o quizás la palabra no sea desilusión sino asunción de una realidad menos ideal de la que teníamos en mente. Los países que tienen larga tradición democrática viven ya instalados en la certeza de que no todo se puede cambiar pero que también todo podría ser peor.

Si no todo puede cambiar, si al final nuestra palabra no es la última, si una vez que la papeleta ha sido computada poco cambia ¿por que votar?. Por que la democracia es un sistema conquistado no dado. Lo habitual en una sociedad compleja es que el más o los más poderosos sean los que manden y no se vean o no crean necesario consultar a sus súbditos. Así ha sido durante miles de años, los reyes decidían, en algún caso podían consultar a la aristocracia pero el “pueblo” cargaba con unas decisiones sobre las que no había sido consultado en absoluto. La democracia es un sistema de gobierno moderno , tiene pocos años de vida y en prácticamente ningún país se instauró sin muertos. La democracia no es el mejor sistema de gobierno pero es el menos malo en un mundo donde solo un tercio de los países del mundo viven en una imperfecta democracia, con imperfecto imperio de la ley, en un mundo poblado de imperfectos hombres, hombre que miran por el interés particular antes que por el general precisamente el fin de la democracia.

Es frustrante que una vez elegido, el representante del pueblo no siempre ejerce su poder de forma limpia y a la altura de su responsabilidad, que caiga en una dinámica de amiguismos y decisiones poco favorecedoras del bien común y de la justicia. Es frustrante que sean los interés de los partidos los que inclinen la balanza de las decisiones. Es frustrante que el objetivo de la oposición sea gobernar y el del gobierno seguir haciéndolo. Es frustrante que el nivel moral o intelectual de lo que nos gobiernan sea una referencia tan pobre y en muchos casos negativa.

Contra todas las frustraciones y a pesar de que creo que no todo cambiará yo elijo seguir votando, aunque sea votando en blanco. Voto por respeto a los muertos que pelearon por mi derecho, por mi intención de querer seguir opinando, por derecho a la pataleta, por que nadie suplante mi decisión y por que al fin quien nos gobierna es quien queremos que lo haga por acción y omisión y por que quien nos gobierna es hijo de nuestra sociedad, una sociedad donde el esfuerzo se delega y se deja para otros, al final siempre tendremos una escusa, para que votar si nada cambiará.

Anuncios