You are currently browsing the category archive for the ‘Cine’ category.

Imagen de la película avatar

Los bosques de pandora, el planeta donde se desarrolla avatar

Avatar casi ha conseguido finalizar lo que hace muchos años empezó con Toy Story, esa fue la primera película que fui a ver en 3 dimensiones. En Toy story se consiguió pasar del corto animado al largometraje generado por ordenador. Toy Story hizo de la necesidad virtud, la necesidad era crear personajes geométricos, poco orgánicos, y la virtud consistió en elegir para ello a juguetes, la mayoría de ellos de plástico, sin pelo y con ropa ajustada, si es que la tenían. No había cabello ni ropas sueltas ni texturas de piel. Las limitaciones técnicas se suplieron con una historia y un ritmo que no desmerecen a la factoría Disney y aprovechando todo lo que permite hacer una cámara virtual, esto es, situarse en cualquier lugar de la escena. Toy Story fue un gran salto pero aun quedaba mucho por hacer.

Shrek supuso el siguiente gran avance. Se incluyó la dinámica de fluidos: agua, barro, cerveza, se mostraron prendas con movimientos naturales. Se incluyó simulación de cabellos, el pelo era el salto más grande, cada cabello tiene un comportamiento y movimiento autónomo y esto supone una cantidad de cálculos enormes hasta para un ordenador. También se incorporaron los defectos a los objetos, hasta el momento la imagen digital era demasiado limpia, los objetos eran perfectos, sin manchas, sin ralladuras, sin polvo.

Final fantasy, una película derivada de un juevo de ordenador, incorporó las texturas hiperrealistas en la piel de los actores digitales, se aumentó el realismo en los movimientos y se presento a personajes casi reales.

Avatar al fin es la culminación de la técnica de un proceso de 15 años, se dice pronto, a todo el bagaje de aprendizaje técnico y de creación de un pequeño lenguaje que ha surgido de las posibilidades que ofrece el procesado digital de la imagen y se le ha unido la visión estereoscópica y la obsesión casi enfermiza de por la perfección del director James Cameron. El resultado es una película sin una gran historia detrás pero que consigue entretener y sorprender, algo muy dificel que tenemos que agradecer a los inventores del lenguaje cinematográfico, los americanos.

Avatar es un paquete que contiene todo lo que l técnica de la animación informática nos puede ofrecer hasta un límite en el cual ya es casi imposible de distinguir la imagen real de la sintética, solo podemos hacerlo por que hay seres que no existen un nuestro mundo y por lo tanto tiene que ser generados artificialmente.

El próximo paso. Aun queda algo por hacer dentro de la generación digital de la imagen, queda el prescindir de actores reales. Los actores digitales de avatar copian los movimiento de actores reales. Los nuevos softwars de generación de imágenes en 3D consignen dar expresividad a sus modelos pero los movimientos y aun más los gestos aun son muy complicados de generar y se tienen que copiar de gestos reales que realizan actores reales. Para sonreír empleamos 13 músculos y en total en la cara tenemos unos 43. Las combinaciones de 43 músculos son enormes pero solo algunas de ellas tiene sentido y aun menos cuadrarían dentro de un contexto. Algún día se creará un ser digital con unos movimientos y expresiones totalmente nuevas, quizás a partir de mezclas de gestos de seres reales o gestos totalmente nuevos, ese nuevo personaje quedará recluido en el mundo digital hasta que su creador lo ponga en manos del director que dictará los gestos precisos que deberá ejecutar tanto en una película como en un videojuego. Este actor digital quizás sea en el futuro nuestro avatar en un mundo inexistente y del cual muchos nunca querrán volver a salir.

Una de las imágenes icónicas de blade runner

Una de las imágenes icónicas de blade runner

Blade runner es la película que más veces he visto, pero tengo la suerte de tener la suficiente para acordarme si una película me ha gustado y la suficientemente poca para no recordar los detalles, por lo que siempre me sigue sorprendiendo. Con esta película u otras de miss favoritas son con las que al igual que los buceadores de el gran azul, no tengo prisa pro volver a la superficie, y en alguna de ellas podria no volver nunca.

Blade Runner nos permite ver varias películas en una, pasear por los grandes géneros cinematográficos, entretenernos, pensar, emocionarnos y todo en hora y media y con una magistral estética visual que creó una forma de imaginar los mundos futuros y emparentada en ese sentido con brazil

Ciencia ficción
La película estrenada en 1982 narra un entonces lejano Los Ángeles en el año 2019. Un mundo decadente, bizarro, oscuro y sin dirección. Un Los Ángeles donde se habla una mezcla de chino, ingles y castellano, un mundo globlalmente perdido. Donde la ingeniería genética construye hombres con recuerdos prestados y utilidades especificas. Un Los Ángeles donde siempre llueve y nunca sale el sol. Este mundo tan lejano en 1982 ya no nos parece tanto a 1o años vista. Ese mundo cr

Thiller
El protagonista o uno de ellos es un Bogard del siglo XXI, un expolicia que es forzado a volver para “retirar” a unos fugitivos, Ridley Scott consigue recrear el mundo del cine negro de los años 40, jugando con las luces que entran por las ventanas y que rompen la oscuridad, las aspas de los ventiladores en lento movimiento, el calor sofocante y húmedo en los rostros, los submundos por los que se pasea la película, los habitantes o supervivientes de esos submundos, una mujer hermosa que es la versión del siglo XXI de Lauren Bacall.

Amor
Blade runner es una película romántica, con varias historias de amor. Amor a la vida y amor a pesar de todo y contra todo.

Filosofia
La muerte, los “replicantes” tienen fecha de caducidad, saben que morirán y pronto, son extraordinarios y caducos, ven morir a todos los suyos y conocen que tienen un creador, un dios viviente y humano un dios que creo seres prodigiosos pero de vida corta. En una de las mejores escenas de la película el creador de los “replicantes” le dice a su obra que ha acudido a pedirle ayuda para vivir “La luz que brilla con el doble de intensidad dura la mitad de tiempo”.
La lucha por la vida, los límites y las reglas mientra se pelea, el poder, la soledad, el miedo…

Estas son unas de las películas que hay dentro de la película, es como la vida misma una mezcla de géneros donde todos sabemos que el final será triste pero donde a veces la trama nos estremece, emociona, aterroriza y enamora, la diferencia entre la vida y una buena película es que esta nunca tiene periodos aburridos y vacíos.

Cartel forbidden planet

Cartel forbidden planet

Tengo pendiente un rediseño del blog, pero mientras tanto he añadido como cabecera una imagen de la película el planeta prohibido.

Mi primer contacto con la película fue un libro sobre la guerra de las galaxias, en el se daba un repaso a los robots mas famosos de la ciencia ficción y una de ellos era robby, me encantó ese robot redondeado y mudo mezcla de muñeco michelin y de juguete de cuerda gigante.

En una edad difusa, creo que era la postadolescencia, trabajaba de porteador blanco, aun no había emigrantes, en una tienda de electrodomésticos que tenia un videoclub en el sótano, la ubicación del videoclub daba una sensación de clandestinidad al acto de buscar una película. Allí y de manera también clandestina, asomaba el lomo de el planeta prohibido, dentro de esa carátula erótico-tecnológica se encuentra una de las joyas de la ciencia ficción. Como el resto de las películas de la época era un poco naif en las formas y en la narración pero tenia de todo.

  • Un mundo solitario, donde nunca pasa nada y el tiempo se estira.
  • Un científico viudo, idealista, en el mundo donde nada contradice su visión del universo.
  • La hija huérfana del científico un ser inocente e irreal pero sexuado.
  • Una civilización extinguida y como todas las civilizaciones extinguidas, mucho mejor que la nuestra.
  • Unos exploradores marciales, torpes, ambiciosos y faltos de sentido estético.
  • Un robot bueno, como los buenos robots.
  • Un monstruo.
  • Un nuevo problema.
  • Una vieja solución.

No contaré la película pero siempre que la veo entro en un estado melancólico, será por el tono artificioso del color de las películas de los 50, o por las secuencias de un mundo  perdido y más sabio, o por que me recuerda a un capitulo de crónicas marcianas, o por que yo desasearía haber descubierto un planeta prohibido, o por que me acuerdo de la primera vez que la vi solo y estirado sobre un sofá de sky en mi postadolescencia.