You are currently browsing the tag archive for the ‘Buenas costumbres’ tag.

Dejar los problemas en el trabajo es parte del quiero y no puedo de la mayor parte de los condenados a ganarnos el pan, pero siempre hay un truco, un engaño que nos ayuda a conseguir nuestros pequeños grandes fines, pera este también lo hay.

Antes de salir de tu lugar de trabajo ordena tu mesa, limpia de papeles tu escritorio, tira los que no necesites, guarda en una carpeta los proyectos a largo plazo y apunta todo lo que debes hacer al día siguiente.

Al ordenar tu mesa librarás de ruido tu escritorio, de elementos que te distraen, este te dará más sensación de paz y de haber finalizado el trabajo. La superficie vacía y ordenada nos tranquiliza y relaja.

Realmente necesitamos mucho menos de lo que creemos, es mejor por lo tanto guardar todo lo que no necesitamos inmediatamente, de esta manera dispondremos de más espacio para trabajar con lo que realmente es urgente y necesario. Siempre recordaré la frase de un profesor mio de dibujo, al ver mi mesa llena de cosas y el poco espacio que tenia para dibujar me la hizo ordenar y me dijo “trabaja a tu favor, trabaja a gusto y con espacio”

Apuntar lo que tenemos que hacer al día siguiente nos ayudará a irnos a casa sin la sensación de dejarnos algo. Cuando volvamos al día siguiente no necesitaremos recordarnos de nada ya que todo habrá quedado apuntado.

Para los que trabajamos con ordenador mantener limpio de iconos y carpetas nuestro escritorio también favorecerá y acrecentará nuestra sensación de paz.

Todos estos pequeños trucos pueden hacernos conseguir esto tan difícil que es dejar el trabajo en su sitio, lejos de nuestra casa, nuestro lugar de descanso.

El pequeño saltamontes y un señor calvo, relajado y resolviendo un problema

El pequeño saltamontes y un señor calvo, relajado y resolviendo un problema

Aquí tenéis mi muevo consejo.

Cuando estes relajado, imaginate a ti mismo abordando un problema que te tiene amargad oy soluionándolo. Si consigues solucionar el problema es ese momento es más facil que tenga solución. Si vas a enfrentarte a un problema emocional o financiero imaginate que es un desafio que hay que superar.

Normalmente casi todos los problemas, menos la estupidez, tienen solución. Creía que la estupidez tenia solución hasta hace poco, el estúpido solo necesitaba para crecer en sabiduría ver varios capitulos de kungfu y seguir los consejos del pequeño saltamontes, pero desde que David Carride el actor que encarnaba al pensador-repartidor de sabias hostias, murió en circunstancias bastante poco decorosas está claro que la estupidez no tiene cura, si no David Carride habría aprendido algo del personaje que interpreto durante tanto tiempo.

Volviendo al consejo, para seguirlo solo es necesario: tener un problema, relajarse y buscar la solución.
Empecemos por el principio, tener un problema, pues todo el mundo, hasta los ricos tienen problemas, pero claro problemas de ricos, o sea que en este punto no vamos a incidir más.
Segundo punto relajarse, aqui la empezamos a tener la primera complicación, relajarse… para ello tenemos varias alternativas:

  • Empezar a respirar lentamente, lentamente, cada vez más lentamente, si el método tiene efectividad podemos llegar a relajarnos, si nos encontramos tan relajados que vemos una luz al final de un túnel en el que no criamos estar, vemos nuestra vida desde que éramos pequeños y a gente que creíamos muerta, cuidado! nos estamos muriendo!, se nos fue la mano con lo de respirar cada vez más lentamente.
  • Utilizar alguna sustancia psicotrópica. Los que tengan medios, pueden usar valium, los más alternativos o clásicos maruhuana o hachis, los pobres de solemnidad pegamento. Este proceso tiene dos problemas uno que nos relajemos en exceso y creamos que todo el monte es orégano y empecemos a investigar nuevas formas sexuales, cuidadin, nuestro pequeño saltamontes experimentó y se le fue la mano en ello, bueno, se le fue su mano o la de alguien que colaboró en su proceso de experimentación y relax. Otro peligro es que nos relajemos resolvamos el problema y luego no nos acordemos como lo habíamos resuelto, esto suele suceder sobre todo los viernes o sábados por la noche.

Por último queda la resolución, la parte más compleja, ahi no puedo ayudar, que cada uno se resuelba sus problemas oye. De todas formas puedo dar algún consejo en base a estilos de resolución de problemas:

  • Estilo nazi. Si quien causa nuestro problema es una persona, pues vamos a por nuestro bate de beisbol y a calentarle el cuerpo hasta que aprenda a no dar problemas. Si somos un nazi influyente, podemos hasta gasear a nuestros causantes de problemas.
  • Estilo pelmazo. Una vez realajados llamamos a un amigo y le damos la tabarra con el problemas hasta que el nos lo acabe resoliendo por no escucharnos más, esta táctica solo se puede usar si disponemos aun de amigos dispuestos a escuchar, si no es así, hacer lo mismo con el camarero del bar más cercano, total para eso está.
  • Estilo despreocupado. El problema ya se arreglara solo o si no peor para el, además despues de arreglar el problema seguro que ya hay uno más esperando, o sea que a seguir relajandose y mañana será otro día.
Bienvenido el cambio del banco y negro al color

Bienvenido el cambio del banco y negro al color

Una buena costumbre más.

Da la bienvenida al cambio.

El hombre sabio aprende a enfrentarse con las circunstancias cambiantes de la vida con un sentido imparcial sin sentirse deprimido por el fracaso ni exaltado por el éxito“.
Realmente lo que está muerto es lo único que no cambia, vida y cambio son sinónimos por lo que deberíamos estar contentos de todo se mueva.

El universo no tiene un segundo estático, aun cuando creemos que nada se mueve, la tierra gira y se traslada alrededor del sol y este sobre la galaxia y esta sobre su cúmulo y este sobre el resto alejándose a su vez unos de otos. Todo se  mueve, nada permanece estático.

De todas maneras cuando uno se siente confortablemente instalado en una agradable y cálida buscada rutina, que pena que esta cambie, ¿verdad?. A veces, pocas veces, creemos que hemos conseguido llegar a un estado estable donde todo está a mano o sabemos donde está cada cosa, cuando lleguemos a ese estado, intentemos degustarlo por que el cambio, de forma muda y escondida ya se está gestando y poco a poco, o súbitamente se mostrará y nos pondrá otra vez a prueba para ver si podemos seguir. Así será siempre, ergo, seguimos vivos.

Sobre el como se afronta el cambio y os recomiendo la maravillosa Pleasentville. En esta película un chico consigue entrar en una serie americana de los 50 donde todo está en su sitio, un pueblo feliz donde cada personaje sigue dócil y satisfecho su rol, hasta que un día…. aparece el color.

Durante la película seguramente os podréis reconocer en todos sus personajes, ¿quien no ha querido que todo siguiese igual y quien no fue alguna vez tocado en gracia por el cambio inesperado?

Otra de las maravillas que encontrareis dentro de la película es la banda sobre todo “Across the universe“, la canción de the beatles versionada y para mi gusto mejorada por Fiona Apple, el estrevillo de la canción es “nothing gonna change my world”, detrás de este estribillo está la intención y normalmente la ilusión de permanecer sereno mientras todo cambia o como cantaba el inmenso Franco BattiatoCerco un centro di gravità permanente”. Suerte y serenidad en el cambio!

Cantando bajo la lluvia

Cantando bajo la lluvia

Una buena costumbre más:

Canta en la ducha. Al cantar se respira más y se aumenta el nivel de energía. En lugar de cantar arias difíciles dedícate a las melodías fáciles.

Es cierto que unos de los paradigmas de la felicidad es el canto en la ducha, yo a veces lo practicaba y realmente hace tiempo que no lo hago, quizás en la época en la que vivía solo era más fácil, ¿era más feliz entonces?, creo que más que nada quería serlo de una manera forzada.

En todo caso voy a dar una serie de instrucciones y consejos para cantar en la ducha como Dios manda.

  1. A ser posible, previamente engordar unos 10 o 20 kilos, la imagen universal de un hombre cantando en la ducha es la un señor gordo y osito, los metrosexuales no cantan en la ducha.
  2. Elegir cualquier canción sencilla menos el chiki chiki, por varias razones:
  • Uno, por que al hacer “dos, el maiquellason” te puedes resbalar en el piso mojado de la ducha y romper un azulejo en plan cabezazo Zidane.
  • Dos, por que al hacer “tres, el briquindens” hay que tener mucho cuidado de no pegar manotazos a las estanterías con el champú, jabones y piedras pómez.
  • Tres el robocó!!
  1. Si para hacer playback pones la radio debajo de la ducha, be careful, si sientes un fuerte cosquilleo por todo el cuerpo, no es que te estés llenando de una fuerte energía matutina, es que ¡te estás electrocutando!, en este caso en lugar de cantar, no entones, chilla con todas tus fuerzas pidiendo ayuda.
  2. Si al salir de la ducha te dicen que cantas como una almeja, no es que cantes mal, es que has utilizado poco jabón, menos agua y te has olvidado de ponerte desodorante.

Venga a dar el cante!

Te voy a decir una cosa...

Te voy a decir una cosa...

He decidido publicar algunas buenas costumbres, si mi legión de lectores no puede esperar las encontraran todas en “El libro de las buenas costumbres

Primera buena costumbre:
Levántese de la cama cada día.

Parece una recomendación a la que el calificativo de estúpida nos serviría solo de entrante, pero, no solo es el mejor de los consejos, si no que malo el día en que no podamos levantarnos de ella.
Si disponéis algún día de una tarde sin planes y sin ganas de salir de casa, os recomiendo “Una historia del bronx” es una película entretenida. Trata de la historia de un niño que vive en el bronx y que traba amistad con un ganster de la zona. Con el tiempo admira a este ganster y cada vez desprecia más a su padre, un simple conductor de autobuses. El padre dándose cuenta de que puede perder, no solo a su hijo, si no también al tipo de persona que estaba intentando ayudar a construir le dijo, a propósito de su admirado ganster algo parecido a esto: “crees que el es un héroe por que la gente le tiene miedo, yo no le tengo miedo, el autentico héroe es el que se levanta cada día a las 6 de la mañana para ganar unos pocos dolares”. De poco más me acuerdo de esa película, pero conozco pocas mejores definiciones de héroe y creo que por eso hay que levantarse de la cama cada día, pero a las 7.