You are currently browsing the tag archive for the ‘Futbol’ tag.

Una de las definiciones más usadas para describir al hombre es que es un animal racional, y por supuesto es cierta ya que nos distinguimos de los demás animales por nuestra capacidad para razonar, sacar conclusiones, abstraer que es un equivalente a pensar en general y no en particular, pero también podríamos decir que somos un animal musical, o un animal hablador, o un animal artístico o que somos un animal o peor que animales.

Hay una diferencia importante con otros homo, o por lo menos suponemos una diferencia, somos un animal emocional y simbólico. La diferencia cerebral más importante con los nearthentales, homos que tenían un cerebro más grande que nosotros es que ellos eran incapaces de desarrollar símbolos, no construyeron figuras, ni collares, enterraban a sus muertos sin adornos ni que le pertenecieron en vida objetos . Quizás por eso se extinguieron, no se puede decir que nosotros seamos mejores, ya que los nearthentales existieron durante más o menos 500.000 años y nosotros llevamos 150.000 pero durante el periodo que nuestros antepasados convivieron con ellos, nuestros abuelos sobrevivieron.

¿Para que sirve el símbolo?
Mediante el símbolo somos capaces de sustituir un concepto, de hacer alegorías, de generar una emoción y si esta emoción es potente esta es al mejor gasolina para un cuerpo, la reflexión intelectual es normalmente débil, o fácilmente desdibujable, necesita de un esfuerzo y de no perder el hilo que nos lleva al razonamiento, sin embargo la emoción es adrenalítica, inmediata, impermeable a la razón, por lo memos inicialmente y mediante ella podemos conseguir lo mejor o lo peor.

La creación de la emoción es un arte, en manos de artistas o una ciencia en manos de publicistas u otros profesionales de la propaganda. Joseph Goebbels fue uno de los más famosos propagandistas por lo tanto un generador de emociones, un exaltador de masas. El siguiente vídeo es estremecedor, a mitad de la guerra Alemania empezó a sufrir bombardeos y la moral del pueblo empezaba a decaer, conocedor del poder de la moral de victoria en la guerra, Goebbels preparo un discurso en el palacio de deportes de Berlin, cuando el climax empezó a subir, el discurso se transformó en un acto religioso pagano, los espectadores borrachos de patriotismo y exaltación levantaban sus brazos y parecían dispuestos a la muerte por la victoria. Al final del discurso Goebbels bramó como un trueno “Y ahora, pueblo, levántate y desata la tormenta“. Este es un ejemplo de uso de la emoción con fines destructivos, en eso los nazis eran maestros, nunca pusieron limite al uso perverso de la emoción.

En el lado opuesto Wiston Churchill también fue un gran generador de emociones, gran orador, de el se recuerda la famosa cita “sangre sudor y lágrimas“, es menos conocida la puesta en escena del encuentro con Franklin D. Roosevelt para que este entrase en la guerra contra Alemania, pero todo se centró en la utilización del símbolo y la emoción. Oraciones que se cantan en las misas británicas e estadounidenses, apelar a los valores comunes, a la historia común. Cuentan una anécdota sobre la estancia de Churchill en la casa blanca, tras la cena, Churchill decidió darse un baño pero olvidó cerrar la puerta del cuarto de baño, Rossevelt entró en el sin saber que su anfitrión se encontraba dentro, al verse sorprendido en el baño, el primer ministro inglés se levanto desnudo y dijo, “como puede ver, presidente, el primer ministro de su majestad no tiene nada que ocultarle“. Un maestro Churchill, un político, no un experto en sondeos de opinión.

En la última final de la Champions league Josep Guardiola hizo preparar un vídeo que no trataba sobre la táctica a seguir o que aspectos técnicos se debían tener en cuenta para derrotar al Manchester united, seguramente este material ya se pasó en su momento, el vídeo era una mezcla de la película gladiator e imágenes de triunfo y sufrimiento de los jugadores del Barcelona durante el año de competición. El corto fue un ataque al corazón del futbolista, a la emoción, en este caso a la épica, a la voluntad de ser eternos, de conseguir algo grande, emociones más tipicamente masculinas. Mediante símbolos y sin palabras consiguió que algunos jugadores llorasen. No está claro que el famoso vídeo consiguiese hacer ganar al final, pero en todo caso no la hizo perder.

Si alguna vez, necesitáis algo de alguien, queréis conseguir algo que razonablemente no es posible o poco probable, buscad la emoción en lugar de la razón, es un seguro de éxito. Ahora cuidado, con la emoción es muy fácil manipular, pero esta táctica de debe emplearse con cuidado y respeto.

Dentro vídeo.

Estadio del Real Madrid CF

Estadio del Real Madrid CF

Leo en el mundo que el presidente del Madrid el día de su presentación, soltó como quien no quiere la cosa… “El mundo nos espera“.

Antes de nada, comentar que soy seguidor del Barça, o sea del “otro lado de la fuerza”, aunque ceno todos los días que pierde un partido, por otro lado, considero que Florentino Perez és de lo más presentable dentro del terrible mundo de los dirigentes futbolísticos españoles, pero del regreso del zar blanco hay varios puntos que me inquietan.

“El mundo nos espera”. Siento contradecir tan alta cita pero el mundo es como el tren, no espera, y no solo eso, sino que mientras no estaba Florentino siguió como si nada. Yo minúscula parte del mundo, también he podido seguir sin esperar su regreso. Es de entender que un acto de tan poco calibre dentro del devenir de las cosas, como es el regreso de un ex presidente, ojo no de Estados Unidos, ex presidente de un club de fútbol, necesite de una gran frase, algo a la altura del evento “El mundo nos espera”. Lo dudo pero es posible que parte de los testigos, los periodistas deportivos, hayan sentido vergüenza ajena, cosas más raras se han dado.

Es habitual que en el mundo del fútbol solo entren ególatras de magnitudes galácticas, personajes que poseen una soberbia merecedora de una “champions”, y que aburridos y hastiados de tanto triunfar en los negocios, de tanto poder poco publicitado, necesitan exhibirse cual cesares ante in pueblo que los vitoree y aclame. De todas maneras este es el menos malo de los casos, existen también los mediocres que necesitan los palcos de fútbol simplemente para hacer negocios.

Declaró Florentino en tan señalado acto, se gastará, ojo, como si el lo pagase de su bolsillo, 300 millones de euros en fichajes, la misma cantidad que ahora mismo el club adeuda a los bancos. El Madrid debe ser la única empresa a la que los bancos prestan dinero, teniendo en cuenta que empresas mucho mejor saneadas deben cerrar por falta de ayuda financiera, que alguien pueda fanfarronear de estas cantidades es un termómetro del país en el que vivimos, alguien debería aconsejar a Florentino que no haga públicos estos números, siempre habrá dinero para entretenernos y que no la liemos, pero no hace falta que sea tan evidente.

Florentino Perez a pesar de su aureola infalible consiguió 2 ligas y un “champios” en 6 años. Unos números mediocres para un club como el Real Madrid. La prensa deportiva tiene el gran mérito de vender diarios y generar noticias hasta cuando no las hay, que es el 80% del tiempo. Siempre hay algo que comentar, una exclusiva, una declaración que merece una portada, una gesta épica de héroes de medio pelo, de esforzados y creídos trabajadores multimillonarios. Ahora los mismos que hicieron dimitir a Florentino Pérez acusándolo de déspota, se han aplicado la oportuna amnesia para vender como nuevo lo viejo y así hacer realidad lo que realmente importa, que todo empiece de nuevo y que la cuenta de resultados del medio que les paga se mantenga o crezca. No hay más épica que esta, mantener el puesto de trabajo, entendible por supuesto, pero ¿Es necesario vestirlo de tanta grandilocuencia?

Segundas partes nunca fueron buenas, y Florentino volverá a probar la única propuesta que al pueblo se le permite sin carga policial, los gritos de “dimisión, dimisión” en un campo de fútbol.

Las cuatro partes del partido:

Primera parte.
Sonora pitada al himno de España, bronca monumental al espíritu deportivo y a los símbolos ajenos. El respeto que se demanda a lo que se considera propio como es habitual no se aplica a lo ajeno, esto es algo muy español eso nos une. La manía de tener que estar constantemente marcando las diferencias con el resto es una característica de los países pequeños, los países en mayúsculas lo son sin permiso ni publicidad, pero de esos hay pocos. La simpatía entre lo catalán y lo vasco, históricamente bastante reciente por cierto, nace de que “El enemigo de tu enemigo es mi amigo” una triste pero común unión que dice bastante poco bueno tanto de los enemigos como de los amigos.
La pitada en realidad forma parte de los ritos del grupo, es la parte bronca y áspera de la liturgia del forofo y es tan contagiosa y simple como un bostezo. El forofo tiene unos rituales que lo legitiman como tal y tampoco se puede abundar más en ello ya que si no los campos de fútbol tendrían una tercera parte de los espectadores, lo triste es que profesionales que están fuera de esa dinámica no pongan ni un pero al desprecio a lo ajeno, me refiero a TV3, estoy seguro que si se estuviese pitando el himno de burkina faso, se hablaría de racismo, intolerancia y falta de respeto, pero el ninguneo de cualquier símbolo Español supongo que entra dentro del libro de estilo de TV3 y por eso no causa ninguna reacción negativa. Una pena para la que creo que es la mejor televisión pública de España o Celtiberia para no ofender a nadie.

Segunda parte.
El Athletic presenta el partido de la única manera que le es posible, con fuerza, recurre a al manual del fútbol vasco, a la tradición británica de presión, asfixia y balón arriba. El gol llegó como resultado de un corner por lo tanto de una ejecución muy a la británica. A propósito, a la británica juegan todas las naciones británicas menos la más importante de ellas, Inglaterra, esta se ha europeizado para conquistar Europa. Al barça el peor juego que se le puede presentar es este y fue el mayor acierto del Athletic, el juego siguió por este camino hasta que Touré Yayá realizó la mejor jugada de la final.

Tercera parte.
El Barcelona comienza a reconocerse a si mismo. Este año ha sido la culminación de una forma de entender el fútbol que ya tiene marca. El Barcelona hace tiempo que ha quitado al Ajax la marca del fútbol total, Cruyff trajo la arrogancia de jugar bien y ganar, este año el Barça atropella a los rivales que solo pueden esperar un día malo, falta de puntería o que el exceso de preciosismo les permita tener una oportunidad de seguir en el partido. El mítico estilo de ataque ahora tiene como añadido un componente letal, el trabajo. Recuerdo que el último año de Cruyff subieron al equipo lo que se llamó la quinta del mini, De la Peña, Roger, Celades, Toni Velamazán…. En un partido contra el Betis el barça ganó 1 – 5 con 11 jugadores de la cantera tantos como presume tener el Bilbao, esos jugadores combinaban de memoria, los actuales también lo hacen pero tienen algo que también era exclusivo del Athletic, el orgullo y el trabajo.

Cuarta parte.
Dicen que escuchar cantar a los aficionados del Liverpool el “Never walk alone” es un espectáculo estremecedor, ver corear el nombre de un equipo después de perder 4 -1 es un espectáculo del mismo calibre. Ahí debió quedar la demostración de orgullo por una camiseta, homenajear a los jugadores al día siguiente de perder es más una tortura y un castigo que un homenaje. ¿Como se puede sentir un profesional que no ha podido estar a la altura de su afición? El Athletic lleva demasiado tiempo apartado de la élite, celebra las derrotas. Espero que vuelva pronto el Athletic que recuerdo de pequeño.