You are currently browsing the tag archive for the ‘Quinquis’ tag.

El olimpo quinqui tiene como dios mayor a “El lute” y como hijos de el a “el torete”, “el vaquilla” y “el Jaro”.

El lute

El lute capturado por la guardia civel. Una foto que retrata una epoca

El lute capturado por la guardia civel. Una foto que retrata una epoca

Eleuterio Sánchez Rodríguez. De el nace el nombre de quinqui ya que de joven se dedicaba a vender quincalla, baratijas de metal. Originariamente los quinquis o mercheros eran una especie de gitanos pero sin pertenecer a ninguna etnia determinada, compartían con ellos un estilo de vida nómada y el desprecio o desconfianza del resto de la sociedad.

“El lute” fue en los 60 el enemigo publico numero uno y quizás uno de los últimos delincuentes del hambre, el último de una etapa de la España paupérrima y tercermundista.

Estuvo condenado a muerte pero su perna fue conmutada y aprovechó su tiempo en la cárcel para formarse como abogado, oficio con el que se gana la vida.

“El lute” forma parte de la mítica de la España negra del país que malcria a sus hijos y donde la falta de futuro y la imposibilidad de perder lo que no se tiene conducen a la delincuencia.

El vaquilla

desde el lute al vaquilla, más de 20años y una españa menos oscura

desde el lute al vaquilla, más de 20años y una españa menos oscura

Juan José Moreno Cuenca, “el vaquilla”. El segundo quinqui más conocido, surgió de una España donde no se pasaba hambre pero en la que algunas ciudades ya tenían sus guetos, sus barrios dormitorio donde el paro y la desestruración familiar eran el denominador común.

“El vaquilla” vio morir a 3 de sus hermanos antes de su temprana muerte y paso la mayor parte de su vida en la cárcel. Fue, por imitación o por casualidad, una especie de versión actualizada del “Lute”. Fugas, brillo mediático, icono de un tiempo, intento de rehabilitación mediante el estudio, pero hijo de su época llevó enganchada la heroína consigo, la droga de moda en esa época y a la que pocos han sobrevivido, el tampoco lo consiguió y murió pocos meses antes de salir de la cárcel, una cárcel que fue su verdadera casa y a la que siempre parecía querer volver.

El torete

El delincuente actor "el torete" un caso singular en el mundo del cine

El delincuente actor "el torete" un caso singular en el mundo del cine

Ángel Fernández Franco. El quinqui estrella, uno de los pocos casos de delincuente que se interpretó a si mismo o a sus colegas de “profesión”. Protagonizo varias películas de éxito y se fue alejando de la delincuencia gracias a ello. Murió arrollado por la heroína.

El Jaro

José Joaquín Sánchez Frutos. Uno de los quinquis de más renombre de su época. Miembro de una familia rota fue el cabecilla de una banda de delincuentes juveniles que protagonizó asaltos y atracos en toda la zona de Madrid. No murió a causa de la heroína si no por el disparo de un hombre que intento impedir un atraco suyo. El Joaquin Sabiana de los primeros 80 en “que demasio” narra a modo de romance “blusero” sus andanzas y su espíritu. Esta es una de las pocas canciones que me se de memoria.

No considero a los quinquis héroes o personajes a imitar. Creo que la mayoría de las veces tenemos la posibilidad de elegir y el robo es una manera mas de propagar la injusticia y la violencia en la que los quinquis crecieron. Hay muchísimos ejemplos más edificantes de como salir de un agujero, o en todo caso de como hacer ese agujero menos feo. en todo caso los quinquis fueron las estrellas rebeldes, con o sin causa, de una época en la que pocas cosas sobraban. Intentaron vivir su vida marcando sus reglas, pero al fin ninguno fue tan poderoso como para conseguirlo, y a excepción de “el lute” se los llevo por delante la policía o aun peor, la heroína.

deprisa-deprisa

deprisa-deprisa

El cine español tuvo con los quinquis su versión autóctona del cine del cine de delincuentes juveniles, en el cine americano el equivalente de mayor nivel seria la ley de la calle y más cercana a la realidad española seria la película brasileña ciudad de Dios. Durante los finales de los 70 y los 80 del pasado siglo este cine retrató las aventuras de nuestros delincuentes autóctonos. Tras la transición el cine español se liberó con prisa de los años en los que la censura cuidaba lo que podían ver los españolitos como si estos fueran niños. Cuando lo prohibido deja de serlo la tendencia es llenarse, atiborrarse de todo aquello que se prohibió, es casi obligado recuperar todo ese tiempo en el cual no pudimos elegir. El cine de aquella época recuperó el tiempo con lo que se llamó cine “S” o del destape, se mostró en las pantallas toda la piel que quedó oculta durante tanto tiempo. El sexo no fue lo único censurado durante el franquismo, aun más que el lo fueron los problemas sociales, la pobreza, el abandono por parte del estado, la intención moralizante de la censura también impidió que cualquier personaje no ejemplar llegase al final de la película sin su merecido castigo y sin ser condenado al fuego eterno. Las películas de quinquis rompieron con todos las prohibiciones que se impusieron durante el franquismo, una película de quinquis reglamentaria debía tener sexo, alguna mujer caía en brazos del pícaro delincuente mostrando en el proceso de rendición toda la piel posible. La película debía retratar, de la forma más efectista y simplista posible el mundo abandonado donde se crió el quinqui como resultado de ese abandono el quinqui merece el perdón y pasa a ser un simpático outsider con afición al atraco de bancos, robo de bolsos y conducción de algún seat ajeno. El guión de estas películas no solía ser excesivamente brillante pero tampoco nadie lo esperaba, era ese tipo de cine de entretenimiento y juvenil con una particularidad que lo hace casi único los quinquis se interpretan a si mismos. Lo directores más destacados fueron José Antonio de la Loma y Eloy de la Iglesia, estos dos “de la” dirigieron las películas más exitosas del subgénero.

Perros Callejeros

La película más famosa del género obra de José Antonio de la Loma, el protagonista es un delincuente, “el torete” e interpreta a el más famoso si cabe “el vaquilla” entre jóvenes bovinos anda el juego. En esta escena se muestra la santísima trinidad de las persecuciones de los primeros ochenta los seat 124, 131 y 132 todo ello con la mítica canción de los chunguitos “dame veneno”.

En esta secuencia otro de los ganchos de las peliculas de quinquis, el sexo, en ella aparece la striper de culto Christa Leem, merece la pena buscar en youtube uno de sus “espectáculos”, nada tienen que ver con un striptesases de la típica despedida de soltera, esta mujer llego a ser considerada una artista del striptesase.

El pico


Del otro director más prolífico, al contrario que en perros callejeros los actores son en su mayor parte profesionales y se sitúa en Madrid en lugar que en Barcelona. La película muestra un peligro que fue al final mayor que el de la policía, la droga, un juego en aquella época que se acabo llevando por delante a muchos de los quinquis que sobrevivieron a la policía o a la cárcel.

Deprisa deprisa

Para mi la mejor pelicula del genero, dirigida por Carlos Saura. En ella se pasa por alto la mayoria de los tópicos estéticos del cine quinqui la mirada de Saura es menos partidista, los quinquis no se juzgan se muestran y cada uno daca sus conclusiones.

El inicio de deprisa, deprisa. Los actores al igual que en perros callejeros eran delincuentes o procedían de los mismos barrios que ellos, todos viven aunque en diferentes circunstancias. El arranque la la película ya muestra el enfoque particular de Carlos Saura sobre el tema. Merece la pena verla, quizás en vuestra biblioteca encontréis el DVD, deprisa deprisa.

Los chunguitos, que suerte que la moda evolucione

Los chunguitos, que suerte que la moda evolucione

La música y la cultura juvenil han ido de la mano desde que el salto generacional ha sido cada vez más grande, en escritos babilónicos de hace 4000 años ya se encuentra inscripciones del tipo “Donde vamos a ir a parar con una juventud que ya no respeta nada”, aun así el tipo de vida de padres e hijos no se diferenciaba sustancialmente, los cambios sociales eran mucho mas lentos que en nuestra época. El verdadero salto generacional se dio en Estados Unidos en los años 50. Los hijos de la segunda guerra mundial, tenían coches, tiempo libre y una vida más sencilla que tuvieron sus padres por lo que empezaron a vivir en un mundo apartado de la tradición paterna. La banda sonora de ese salto cultural fue el Rock & Roll.

En España como sucedió durante todo el siglo XX el salto generacional llegó con un retraso de 20 años y a finales de los 70 y durante gran parte de los 80 en los barrios populares la vida juvenil se envolvía en el punk, el rock y la rumba pop una cultura musical diferente a la que tenían los padres. El desmarque no solo se reflejaba en la música y el estilo de vida si no que también se apoyaba en la vestimenta propia de cada uno de los estilos musicales.

El punk era el más politizado y radical de los 3 géneros, sobre el giraba el universo anarquico, la vida comunal y apartada de las normas sociales tradicionales y una moda pretendidamente descuidada y partidaria del feismo.

El rock era en aquella época energético, era una forma musical que se alejaba de las de la raíz española pero no tenia la carga política y de ruptura cultural del punk.

La rumba-pop, rumba-disco o lolailo fue el género genuinamente de barrio, surgido de la fusión del flamenco y la rumba con los nuevos sonidos disco. La rumba no traía una ruptura social pero era una música donde sus interpretes eran auténticos representantes del barrio y su cultura bastarda y ecléctica. La rumba al contrario del punk no planteaba ninguna alternativa de vida era simplemente una música de raíz que había evolucionado con los nuevos sonidos, fue sobretodo una música para bailar y compartir en grupo. En una época donde la música no era un acto individual, no existían los auriculares, la música aun era un acto colectivo, se podía escuchar en la calle y en algunos casos se generaba en la calle, no se necesitaba de músicos profesionales para crear música, por lo tanto era muy habitual en los barrios como el Carmel ver a un grupo de jóvenes palmear, una forma sencilla de hacer música rítmica y de crear grupo. La imagen de esos años eran los grupos de chicos compartiendo un cerveza de litro, fumando tabaco o hachís y palmeando.

En este vídeo podemos ver la versión actualizada del palmeo, una reliquia que parece que aun se conserva en algunas barriadas.

Los quinquis que eran el equivalente a los pandilleros Americanos de la época del Rock & Roll aquí la banda sonora de las pandillas y de los delincuentes juveniles era la rumba, ellos vivían en esa música y esa música también mitificó a esos delincuentes juveniles que fueron muriendo uno tras otro, algunos murieron por enfrentamientos con la policía y otros por sobredosis acompañando en su muerte a algunos músicos que se inspiraron en sus aventuras delictivas.

En el panteón de los grupos rumberos los grupos más importantes fueron:

Los chichos

Quizás los iniciadores del estilo y los más famosos. Los auténticos patriarcas de la rumba-disco y por lo tanto icono de aquella época.

Ni más ni menos: Estremecedor documento donde se muestra claramente que es la rumba-disco. Pantalones azul celeste de pata de elefante, camisas de pico. Los chicos parecen es este vídeo los Bee Gess, pasados por el filtro de Alfredo landa. Las coristas tampoco tienen desperdicio autenticas “manolis” de barrio, acompañantes de orgullosas de sus choros. también hay que destacar la coreografía, si es que se puede llamar a si a la ausencia de sincronía en el baile. Que más decir, que me encanta.

Son ilusiones. Otro éxito e icono del flamenco-dance. Nuevamente aparecen los chichos vestidos de travoltas ibéricos, pero en este caso lo interesante es escuchas los ritmos disco que acompañan a la canción, la batería, el ritmo del bajo, los rasgueos funkis de la guitarra y el ritmo del órgano eléctrico de fondo.

Campo de la bota. Una de las canciones que acompaño a las peliculas de quinquis de los 80. Pequeña justificación y homenaje a los delincuentes juveniles de la época. El campo de la bota es el barrio de Barcelona donde se crió “el vaquilla” el tótem de los quinquis de los 80. Este vídeo con poca gracia visual muestra el entorno donde se criaban estos jóvenes y forma parte de la película “Yo el vaquilla

Entrevista a los chichos. En esta entrevista se ve realmente cual era la pretensión artística de los chichos y se huele el origen de barrio de los integrantes, que tiempos aquellos en los que los músicos aun no tenían jefes de prensa, se nota. Destaca la frase de Joaquin Prat “Gitanos de los buenos, de los que trabajan”, después del patinazo Joaquin Prat intenta arreglarlo. Esta entrevista es para un articulo antropológico y detrás de ella la canción “mami”, la figura de la madre siempre ha sido un referencia fortísima en los mundos marginales.

Los Chunguitos

Otros de los grandes. A mi entender superiores a los chichos en calidad musical, voz y en la elaboración de las letras. Los chunguitos han dejado canciones más raciales y agitanadas que los chichos, no en vano forman parte de una saga de músicos que sigue dando sus frutos.

Dame veneno. Monumental, ritmo claro de rumba con mezclas de sonido árabe y un bajo que marca el ritmo magistralmente. La letra es totalmente racial, apasionada y trájica. Una maravilla que formo parte de la banda sonora de deprisa, deprisa la película de Carlos Saura sobre el mundo de los quinquis

Ay que dolor. Otro tema enorme de los chuguitos, como se puede apreciar en el vídeo la diferencia de estilo con los chichos se refleja también en el vestuario y la mayor sobriedad en los gestos y coreografía. E l ritmo sigue siendo de rumba y la letra vuelve a ser racial y trajica. ¿Quizás de esta canción surgió la definición de música “lolaila“?

Me quedo contigo. Quizás el mejor tema del género en su vertiente sentimental. Los arreglos musicales son de primer orden más teniendo en cuenta que la canción es de los años 80 y la letra se mantiene a la altura de la música. Lo que no está a la altura es la actitud escénica, no tenían el día. Una maravilla que también forma parte de la banda sonora de deprisa deprisa.

Las grecas

El más famoso grupo femenino de la época y quizás el único. Las grecas eran dos hermanas gitanas que fusionaron el flamenco y el rock.

Te estoy amando locamente. El éxito más grande las grecas, en este vídeo como en el anterior de los chichos se hace evidente la mezcla entre la música y el vestuario de moda en época. La coreografía… pues moverse se mueven.

Estopa

Son los sucesores naturales de la rumba. Criados en Cornellà una ciudad obrera del cinturón metropolitano de Barcelona, han mantenido de manera premeditada la rumba como expresión musical de barrio obrero. Grupo de gran éxito y que cuenta con canciones con una música y una letra mas que aceptable.

La historia de Juan Castillo. Este video contiene un doble homenje, el de estopa a los chichos y el de estos a Juan Castillo un quinqui de la época. La canción una versión de los ochenta de los romances o historias cantadas que antiguamente cantaban los ciegos.

Cartel de la película los últimos golpes del torete

El torete un de los quinquis más famosos

Si alguien vive o viaja a Barcelona durante estos días puede ir a visitar en el CCCB la exposición quinquis de los 80.

Tuve la suerte o la desgracia de vivir la época dorada de los quinquis en mi barrio de toda la vida el carmel. A principios del siglo XX este barrio era la zona de veraneo de algunas familias de la burguesía barcelonesa, prueba de ello es que en el se encuentra el parc guell, parque que inicialmente se pensó como zona residencial, en la calle de Mare de deu del coll podemos encontrar varias casas modernistas una de ellas construida por uno de los colaboradores de Gaudí y uno grandes arquitectos del modernismo catalán, Josep María Jujol, los mosaicos de los bancos del parque güell también son creación suya. Barcelona gracias al crecimiento económico se fue expandiendo y por lo tanto acabo llegando a estas montañas, en esta zona imposible se fueron construyendo chabolas, casas de ladrillo construidas por los emigrantes andaluces, gallegos, extremeños y el barrio se empezó a asemejar a un barrio latinoamericano una zona donde se podía encontrar riqueza y pobreza extrema. Ahuyentados por los recién venidos los pocos acomodados se fueron retirando y el carmelo se transformó en un barrio obrero y de emigrantes. Aquellos primeros años de ocupación de la montaña se narran magistralmente en “Últimas tardes con teresa” la maravillosa novela de Juan Marsé, nombre que se ha dado también a la biblioteca del barrio, un oasis en medio del avispero de edificios. En la novela de Marsé “el pijoparte” es el embrión de lo que más tarde seria el quinqui, un recién llegado que se quiere hacer un sitio y jugar con los grandes, este juego suele acabar mal en la myoria de los casos ya que para llegar se utilizan atajos que resultan peligrosos.

El carmelo no fue el único barrio obrero de novísima creación, también eran famosos, San Cosme, la mina, el campo de la bota y en Madrid, Vallecas, carabanchel, etc.  En esta época y en esas zonas se dieron dos nuevos factores, la desestructuración de algunas familias que llegaron desechas y exhaustas de la emigración y la llegada a un nuevo lugar y la entrada de las nuevas drogas como la heroína y el hachís, esta mezcla fue el caldo de cultivo de una nueva juventud ya con un sato cultural muy grande respecto a sus padres y poco respeto por ellos. A partir de esta nueva juventud surgió un moda y una forma de hablar que era genuina y distintiva de estos nuevos barrios, también surgió lo que quizás fue el último movimiento musical autóctono, la rumba-poplolailo, o música manola. Paralelamente y como punta de lanza de esos barrios novísimos surgieron lo que se llamaron los quinquis, delincuentes precoces y aficionados al vivir deprisa y morir jóvenes, algo que se se sigue dando aunque de manera más extrema en algunas bandas juveniles latinas.
La singularidad de esta forma de cultura de vida ya se ha perdido y la forma de vivir de estos barrios varia muy poco de la que se puede encontrar en un barrio de París, Nueva York, Madrid o Los Ángeles.

Portada del disco hasta aquí hemos llegado de los chichos

Portada del disco hasta aquí hemos llegado de los chichos

Durante algunos posts tratare de la forma de vida, la música, los mitos y la muerte de este tipo de vida ya casi extinguida.