You are currently browsing the tag archive for the ‘Revolución’ tag.

La moda en Irán, una estudiante con chador y sombrero de cowboy

La moda en Irán, una estudiante con chador y sombrero de cowboy

Por comodidad siempre tendemos a la simplificación, para empezar por que tenemos tantas cosas en las que pensar que simplificar nos libra de más complejidades de las que podemos gestionar. Si sobre lo cercano tendemos a la simplificación sobre lo lejano aun es más evidente esta tendencia. Imaginamos Irán como un país gris, polvoriento y donde todos visten de negro, donde sus hombres rezan a todas horas y su máxima aspiración es islamizar el resto del mundo, hay una parte de la población que cumple con esta descripción pero Irán es uno de los países menos radicales dentro del grupo de países islámicos, aparte de ser un país de mayoría chiita, ya de por si menos radical que los sunitas, es uno de los países musulmanes donde la mujer tiene más derechos, es cierto que muchos menos que en occidente pero, en realidad somos la excepción que confirma la regla.

The Plastic Wave, música juvenil iraní

The Plastic Wave, música juvenil iraní

La revolución islámica iraní fue una especie de bomba atómica regional, su triunfo hizo temblar a muchos regímenes islámicos regímenes izquierdistas no alineados pero alejados de la tradición islámica o monarquías hereditarias donde el poder se mantenía de una manera casi feudal. La revolución iraní es una mezcla de teocracia y democracia, la última palabra la tienen los ayatolaes pero el pueblo dispone de la capacidad de elegir a sus representantes si estos no estaban fuera de los límites de lo permitido, un mecanismo muy limitado pero que para muchos países de la zona es mucho más justo que sus formas de gobierno. Aparte de esta mezcla entre democracia y teocracia el golpe de efecto más fuerte fue la humillación que sufrió Estados Unidos durante la ocupación de su embajada por parte de los estudiantes islámicos. La visión árabe de Estados Unidos estaba muy deteriorada por su apoyo a Israel y a los regimenes corruptos árabes y la humillación sufrida dio al nuevo régimen Iraní una imagen de ser el único país que no se amedrentaba ante la superpotencia Americana. El empuje Iraní fue tan grande que Israel bombardeó una central nuclear en construcción ante al amenaza de que irán llegase a desarrollar la tecnología atómica, algo muy parecido a la situación actual.

La revolución Iraní acabó con un poder que parecía eterno e inamovible, un poder, el del Sha Reza Pahlevi, corrupto aunque no más que otros regímenes del la región y apoyado en plena guerra fría por la primera potencia del mundo. Ese poder inamovible, eterno, se derrumbo empujado por un clérigo que se había exiliado en París, un santón que concentró alrededor de el todas las fuerzas del cambio, y que acabó engullendo y aniquilando todas aquellas que no formaban parte de su idea de estado islámico. Esa revolución dejó en el camino un millón de muertes en la guerra con Irak, una guerra que nadie quiso parar por que suponía, mediante la ruina de los dos pueblos, un negocio redondo para los países que suministraban las armas para descuartizar a los desgraciados que tuvieron que luchar en esa guerra de trincheras.

El poder de la revolución islámica se fue consolidando y con el tiempo ha parecido tan inamovible como lo fue el poder del Sha, pero como cualquier otro poder, en el día del triunfo ya se empiezan a mover las fuerzas que derrocarán a los vencedores y como una paradoja más la fuerza que intenta mover el régimen de los ayatolaes sale del mismo lugar de donde salio la que derrocó al Sha de la universidad y el empuje proviene de los mismos que derrocaron al poder hace 30 años, de los jóvenes, de los hijos de unos jóvenes que quisieron cambiar el mundo pero que acabaron digeridos y diluidos por el al igual que sucederá con los próximos triunfadores de la nueva revolución que algún día triunfará y esperará segura el día de ser derrocada por otra nueva.

El rap también existe en Irán

El rap también existe en Irán

La revolución deja de serlo al día siguiente de tomar el poder.