You are currently browsing the tag archive for the ‘Verano’ tag.

Verano, calor, descanso, sombra

Verano, calor, descanso, sombra

Algunas veces percibimos que lo que vamos a vivir es diferente que lo hemos vivido hasta ahora o que a partir de ahora algo ya no será igual o parecido a lo anterior. Este verano es uno de esos momentos que recordaré como una muesca, referencia o frontera entre el antes y el después.

Desde mitad del siglo pasado los que habitamos la parte rica del mundo tenemos un tiempo del año que podemos dedicar al hedonismo a la ausencia de “sobre-obligaciones”, las vacaciones, dentro de este periodo que normalmente cae en verano nos dedicamos a romper con nuestra rutina e instalarnos en otra nueva, la rutina del paso improductivo y amable de las horas, la de obtener la recompensa del trabajo que ya no solo nos sirve para comer sino también para pagarnos nuestro tiempo de vivir “a lo grande”, despreocupadamente.

El verano era la época en la que todo lo bueno podía pasar, donde las costumbre y los cuerpos se relajaban y con ellos las mentes arrastraban a los cuerpos a historias de amor de verano, donde los aviones y los trenes nos llevan a paisajes que nos ofrecen su cara más luminosa, amable y de ellos nos llevamos la ilusión de que los conocemos su tierra y la vida de sus gentes. El calor nos libera de ropa y nos deja más al descubierto. Los frutos han madurado y se nos ofrecen sin los trabajos del invierno. El sol gobierna tirano y nos hace esperar con gozo la noche tibia y fresca.

Todos los veranos indulgentes pasaron. El del 2009 fue el primero de los que se serán los últimos, el primero sin alguien por el que estoy en el mundo.

Ahora se que el verano no es la época que nos trae calor y vacaciones si no que verano son todos los días en los que nos podemos valer por nosotros mismos y en los que los que queremos también se pueden sostener sin sufrir en demasía, los días en los que no pasa nada y en los que podemos ser sin cuidado son verano.

Vienen otros veranos quizás queden los mejores, pero ya en ninguno creo que tendré la sensación del verano de los niños, del verano infantil. Ya nos hemos hecho mayores.

No volveré a ser joven

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.

“Poemas póstumos” 1968

Jaime Gil de Biedma

Limonada casera

Limonada casera

Ingredientes

  • Agua
  • Limón
  • Menta
  • Miel

Preparación

Por cada litro de agua se añade:
El jugo de un limón, 3 cucharadas de miel y 3 hojas de menta.

Es preferible hacerlo de un día para otro y mantenerlo en la nevera u otro lugar fresco.

La palabra refresco y la limonada son prácticamente sinónimos. Antes de la aparición de los refrescos industriales este refresco mediterráneo era muy utilizado en verano, sobre todo los días de fiesta o de feria y en estos días en particular ya que el verdadero refresco siempre ha sido el agua, un bien que hace unos años no se encontraba en el grifo de casa sino en el pozo o la fuente, por lo que se debía ir a buscarla y no siempre cerca de casa por lo que ofrecer un vaso de agua era un verdadero gesto de hospitalidad, dar de beber al sediento, por lo tanto la limonada era el refresco los días señalados.

Propongo dedicar unos minutos a realizar este refresco, conseguiremos dos cosas: saber que es lo que estamos bebiendo sin mirar la etiqueta y rescatar una antigua tradición de nuestros abuelos y hacer cosas con nuestras propias manos.

Bodegon con cerezas y melocotones Paul Cezanne

Bodegon con cerezas y melocotones Paul Cezanne

Quizás existan desde hace mucho tiempo pero para mi estas son las nuevas formas de comer las cerezas, fresas y pepinos.

Cerezas

  • Se trinchan o trocean las cerezas
  • Se les añade un poco de azúcar moreno o de caña
  • Se mezclan con queso fresco

Fresas

  • Con yogurt de leche de oveja
  • En ensalada con cebolla tierna y o olivas amargas

Pepinos

  • Se rocian con sal y se dejan reposar durante una media hora para quitarles el amargor
  • se mesclan con yogourt y menta trinchada o troceada
gajos de melón

El melón es de la familia del pepino por lo tanto no es una fruta

Cuando tengáis un melón que no es tan dulce como se esperaba, alto, queda una solución.

  • Cortad el melón en dados
  • Aderezadlo con un poco de pimienta
  • Dejadlo reposar durante una media hora

Hemos convertido un pequeño fracaso en el éxito del recurso a la sabiduria popular.

El melón es diurético y servido como aperitivo antes de las comidas estimula el apetito. Para ello triturad la pulpa y condimentadla con sal y pimienta. Lo podéis acompañar con unos trocitos de jamón fritos.

A modo de aclaración decir que el melón esta emparentado con la sandia y con… sorpresa!, la calabaza y el pepino, por lo tanto es una hortaliza. Hay muchas variedades, una de ellas es la piel de sapo, verde con rayas negras y forma de balón de rugby o ¿el balón de rugby tiene forma de melón?, dentro de estos melones están los de regadío y de secano, los de secano son los más dulces y dentro de ellos de los mejores son los de villaconejos.

Como reconocer un melón maduro

  • Por el olor: debe oler dulce
  • Por el tacto: La parte opuesta al tallo se debe hundir ligeramente
  • Por el sonido: Si lo agitamos no debemos oír el sonido de líquido dentro del melón